La presión arterial normal es vital para la vida. Sin la presión que obliga a nuestra sangre a fluir alrededor del sistema circulatorio, no se suministrará oxígeno o nutrientes a través de nuestras arterias a los tejidos y órganos.

Sin embargo, la presión arterial puede llegar a ser peligrosamente alta y también puede bajar demasiado.

En este artículo, discutiremos qué es la presión arterial, cómo se mide y qué significan las mediciones para nuestra salud.

¿Qué es la presión arterial?

Sin una bomba o tanque de agua, no fluirá agua. Las propiedades de la tubería de la manguera también afectan la presión del agua. Se aplican principios similares para el flujo de sangre.

La presión arterial es la fuerza que mueve la sangre a través de nuestro sistema circulatorio.

Es una fuerza importante porque el oxígeno y los nutrientes no serían empujados alrededor de nuestro sistema circulatorio para nutrir tejidos y órganos sin presión arterial.

La presión arterial también es vital porque suministra glóbulos blancos y anticuerpos para la inmunidad y hormonas como la insulina.

Tan importante como proporcionar oxígeno y nutrientes, la sangre fresca que se entrega es capaz de recoger los productos tóxicos del metabolismo, incluido el dióxido de carbono que exhalamos con cada respiración, y las toxinas que eliminamos a través de nuestro hígado y riñones.

La sangre en sí misma lleva una serie de otras propiedades, incluida su temperatura. También lleva una de nuestras defensas contra el daño tisular, las plaquetas de coagulación que evitan la pérdida de sangre después de una lesión.

Pero, ¿qué es exactamente lo que hace que la sangre ejerza una presión en nuestras arterias? Parte de la respuesta es simple: el corazón crea presión arterial al expulsar la sangre cuando se contrae con cada latido. La presión sanguínea, sin embargo, no puede ser creada únicamente por el corazón que bombea.

Función

Nuestra circulación es similar a una forma altamente sofisticada de tuberías: la sangre tiene ‘flujo’ y las arterias son ‘tuberías’. Una ley básica de la física da lugar a nuestro flujo de sangre, y esta ley también se aplica en una manguera de jardín.

La sangre fluye a través de nuestro cuerpo debido a una diferencia en la presión.

Nuestra presión arterial es más alta al comienzo de su viaje desde nuestro corazón, cuando ingresa a la aorta, y es más baja al final de su viaje a lo largo de ramas de arterias cada vez más pequeñas. Esa diferencia de presión es lo que hace que la sangre fluya alrededor de nuestros cuerpos.

Las arterias afectan la presión arterial de manera similar a las propiedades físicas de una manguera de jardín que afecta la presión del agua. La restricción de la tubería aumenta la presión en el punto de constricción.

Sin la naturaleza elástica de las paredes arteriales, por ejemplo, la presión de la sangre desaparecería más rápidamente a medida que se bombea desde el corazón.

Mientras que el corazón crea la presión máxima, las propiedades de las arterias son tan importantes para mantenerla y permitir que la sangre fluya por todo el cuerpo.

La condición de las arterias afecta la presión sanguínea y el flujo, y el estrechamiento de las arterias puede eventualmente bloquear el suministro por completo, lo que lleva a condiciones peligrosas que incluyen apoplejía y ataque cardíaco.

Medición

Cuando la presión del brazalete detiene el pulso brevemente, proporciona la cifra más alta de presión arterial con la que estamos familiarizados con los dramas médicos, por ejemplo, “140 sobre 90” El dispositivo utilizado para medir la presión arterial es un esfigmomanómetro, que consiste en un brazalete de goma: el brazalete que se infla a mano o con una bomba mecánica.

Una vez que el brazalete está lo suficientemente inflado para detener el pulso, se toma una lectura, ya sea electrónicamente o en un dial analógico.

La lectura se expresa en términos de la presión que se necesita para mover el mercurio alrededor de un tubo contra la gravedad. Esta es la razón por la cual la presión se mide utilizando los milímetros unitarios de mercurio, abreviados a mmHg.

Lecturas

Un estetoscopio identifica el punto preciso cuando el sonido del pulso regresa y la presión del brazalete se libera lentamente. El uso del estetoscopio permite a la persona que mide la presión arterial escuchar dos puntos específicos.

Las lecturas de presión arterial constan de dos cifras: la presión sistólica primero y la presión diastólica segundo. La lectura se da como, por ejemplo, 140 sobre 90 mmHg.

La presión sistólica es la cifra más alta causada por la contracción del corazón, mientras que el número diastólico es la presión más baja en las arterias, durante el breve período de “reposo” entre los latidos del corazón.

Rangos


Tabla que explica lo que constituye la presión arterial alta y baja.

Los Institutos Nacionales de la Salud dicen que la presión arterial normal es inferior a 120 mmHg sistólica y 80 mmHg diastólica.

Sin embargo, la presión arterial cambia naturalmente, un hecho que se describe mejor en una cita de cardiólogos que escribieron sobre la variabilidad de la presión arterial en un artículo publicado por Nature en marzo de 2013:

“La presión arterial se caracteriza por las marcadas fluctuaciones a corto plazo que ocurren dentro de un período de 24 horas (latido a latido, minuto a minuto, hora a hora y día a noche) y también por cambios prolongados. “fluctuaciones de término que ocurren durante períodos de tiempo más prolongados (días, semanas, meses, estaciones e incluso años)”.

Las directrices establecen que para presiones sanguíneas por encima de 115/75 mmHg, cada aumento de 20/10 mmHg duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Desde 2017, la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) ha aconsejado que la presión arterial alta se debe tratar a 130/80 en lugar de 140/90.

Las pautas generales para la presión arterial alta recibieron una actualización en diciembre de 2013, basándose en la evidencia para recomendar que cualquier persona de 60 años o más con hipertensión debe apuntar a un nivel de presión arterial de menos de 150/90 mmHg.

Consejos

Las pautas para los médicos enumeran las siguientes medidas que los pacientes pueden tomar para ayudar a mantener una presión arterial saludable:

  • Mantener un peso corporal saludable.
  • Consuma una dieta rica en frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa.
  • Reducir la sal de sodio en la dieta.
  • Realice ejercicio aeróbico regular, como caminar a paso ligero, durante al menos 30 minutos al día, la mayoría de los días de la semana.
  • Modera tu ingesta de alcohol. Los hombres deben beber menos de dos bebidas alcohólicas al día para los hombres. Las mujeres y los hombres con un menor peso corporal deben consumir un máximo de una bebida alcohólica al día.

Estos pasos pueden ayudar reducir el riesgo de problemas de salud en el futuro.

Comenta este articulo