El glaucoma es la principal causa de pérdida de visión y ceguera en los EE.UU. que afecta a alrededor de 2,7 millones de personas – número que puede llegar a 4,2 millones en 2030. Aunque esta severa pérdida de visión relacionada con la frecuencia del glaucoma se puede prevenir, hay una barrera importante: alrededor de la mitad de los pacientes con la enfermedad no conocen de su existencia, ni tampoco que la pueden tener.

El glaucoma es un grupo de enfermedades que causan daño al nervio óptico del ojo – un racimo de más de un millón de fibras nerviosas.

El nervio óptico conecta la retina – la capa sensible a la luz en la parte posterior del ojo – al cerebro, y cualquier daño en el nervio óptico puede conducir a la pérdida de visión y ceguera.

El glaucoma se refiere a menudo como el “ladrón furtivo de la vista” -, ya que rara vez presenta síntomas – puede mermar hasta un 40% de la visión de una persona sin que se de cuenta, y una vez que esta visión se ha ido, no puede ser restaurada.

El diagnóstico temprano, sin embargo, abre la puerta a una serie de opciones de tratamiento que pueden detener la pérdida de visión relacionada con el glaucoma.

En línea con el mes de Concientización del Glaucoma – enero, nos fijamos en los factores de riesgo para el glaucoma y cómo un diagnóstico temprano se puede lograr, lo que aumenta la probabilidad de detener la enfermedad que roba la vista.

Tipos de glaucoma

El glaucoma puede ocurrir en uno o ambos ojos, y hay dos tipos principales – glaucoma de ángulo abierto – la forma más común, que representan alrededor del 90% de todos los casos – y el glaucoma de ángulo cerrado.

Glaucoma de ángulo abierto, también llamado glaucoma primario o crónico, se caracteriza por un amplio ángulo, abierto entre el iris y la córnea.

Se desarrolla cuando un líquido claro llamado humor acuoso, sale de la cámara anterior del ojo demasiado lentamente, a través de los canales de drenaje, lo que resulta en una acumulación de líquido. Esta acumulación aumenta la presión del ojo, causando daños en el nervio óptico que puede conducir a la pérdida de la visión.

La pérdida de visión debido al glaucoma de ángulo abierto, normalmente comienza con la visión periférica – Visión fuera de la zona central de enfoque – antes de afectar la visión central.

En sus primeras etapas, el glaucoma de ángulo abierto no presenta síntomas y la visión parece normal, explicando por qué casi la mitad de las personas con glaucoma no saben que se ven afectadas.

En el glaucoma de ángulo cerrado, también llamado glaucoma agudo o de ángulo estrecho, el ángulo entre el iris y la córnea es estrecho o cerrado. Los canales de drenaje del ojo se vuelven totalmente bloqueados, lo que lleva a un aumento repentino de la presión ocular que puede dañar el nervio óptico.

A diferencia de glaucoma de ángulo abierto, el glaucoma de ángulo cerrado tiene sus síntomas presentes, incluyendo enrojecimiento de los ojos, visión borrosa, dolor y náuseas.

Otras formas menos comunes de glaucoma incluyen el glaucoma de tensión normal, en el que el daño del nervio óptico se produce pese a la presión normal del ojo, y el glaucoma congénito – una enfermedad rara en los bebés, en el que los canales de drenaje del ojo no se desarrollan o desarrollan de manera anormal.

Los riesgos y las señales de advertencia

El glaucoma es más común entre los adultos mayores de 60, las personas con antecedentes familiares de la enfermedad, y los negros.

De acuerdo con la Fundación para la Investigación del Glaucoma, los estadounidenses negros son alrededor de 6-8 veces más propensos a desarrollar glaucoma que los estadounidenses blancos, y negros americanos son alrededor de 14-17 veces más propensos de quedar ciegos de la enfermedad que los blancos estadounidenses de la misma edad.

Otros factores de riesgo para el glaucoma son la diabetes, miopía severa, lesiones oculares previas, el uso de esteroides y un historial de anemia severa.

Aunque la mayoría de los casos de glaucoma no presenten síntomas en las primeras etapas, hay algunas señales de advertencia a tener en cuenta. Éstas incluyen:

  • Párpados enrojecidos, hinchados o con costras;
  • Ojos demasiado húmedos;
  • Sequedad en los ojos con comezón o ardor;
  • Doble vision;
  • Dolor recurrente en o alrededor de los ojos;
  • Entrecerrando los ojos o parpadeando, debido a la sensibilidad a la luz, de forma inusual;
  • Manchas oscuras en la visión central;
  • Cambio en el color del iris.

Los signos más graves incluyen repentina visión borrosa, pérdida repentina de la visión en un ojo, halos o arco iris alrededor de la luz y manchas negras o destellos de luz.

Si bien estos síntomas no necesariamente pueden estar relacionados con el glaucoma, la presencia de al menos uno merece una visita a un optometrista u oftalmólogo – para un examen de los ojos tan pronto como sea posible.

Exámenes regulares de los ojos son clave para proteger la visión

Para identificar el glaucoma – y cualquier otro problema de los ojos – tan pronto como sea posible, debe hacerse exámenes regulares de los ojos antes de que aparezcan los síntomas; esto es clave para prevenir la pérdida de visión.

Un examen completo de los ojos con dilatación se considera la mejor manera de detectar el glaucoma. Incluye una prueba de agudeza visual, (para medir la capacidad de ver a diferentes distancias), una prueba de campo visual (para evaluar la visión periférica), un examen de los ojos con dilatación (para evaluar los daños a la retina y el nervio óptico), tonometría (para medir la presión del ojo) y paquimetría (para medir el espesor de la córnea).

Según el Instituto Nacional del Ojo (NEI) – parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) – a los estadounidenses negros se les aconseja empezar a tener exámenes de la vista dilatadas integrales anuales a partir de los 40 años, debido a su mayor riesgo de glaucoma, mientras que a todos los otros estadounidenses se recomienda tener los exámenes anuales a partir de los 60 años.

Sin embargo, una encuesta de la Fundación de Investigación del Glaucoma revela que, alrededor de menos de la mitad de los estadounidenses tienen un examen anual de la vista integral, es decir, millones de ellos están poniendo su visión en riesgo.

Alrededor de 120.000 personas en los EE.UU. son ciegos como resultado de glaucoma, lo que representa el 12.9% de todos los casos de ceguera en el país. La triste verdad es que muchos de estos casos se podrían haber evitado con un diagnóstico precoz.

Dr. Paul  Sieving, director del NEI, dice:

“Si se detecta el glaucoma en sus etapas iniciales, la presión puede ser controlada a través de medicamentos o cirugía, y la progresión de la enfermedad se puede retrasar.

La detección temprana mediante un examen completo de los ojos con dilatación cada 1-2 años es clave para proteger la visión, especialmente si uno mismo está en mayor riesgo”.

Los tratamientos para el glaucoma

Los tratamientos más comunes para el glaucoma precoz son medicamentos en forma de gotas o pastillas, incluyendo las prostaglandinas, los betabloqueantes y los agonistas alfa-adrenérgicos. Estos funcionan reduciendo la producción de líquido en el ojo o causa la reducción de la presión ocular mediante el fomento de drenaje de líquido.

La nota del NEI dice que, debido a que la mayoría de las personas con glaucoma en etapa temprana no experimenta síntomas, a menudo se olvida de tomar o deja de usar su medicamento. Sin embargo, subrayan que el éxito del tratamiento depende en gran medida del uso regular.

La Trabeculoplastia láser es otro tratamiento para el glaucoma, en el que un haz de luz de alta intensidad se utiliza para hacer agujeros en los canales de drenaje del ojo, permitiendo que el líquido drene con mayor eficacia y se observe la reducción de la presión ocular.

Mientras que los estudios han demostrado que la trabeculoplastia láser es eficaz para reducir la presión ocular en la mayoría de los pacientes con glaucoma, los efectos pueden disminuir en algunas personas, y puede ser necesario una segunda intervención.

Los pacientes con glaucoma pueden sufrir también una forma de cirugía llamada trabeculectomía, en el que se extrae una pequeña zona de tejido de la pared del ojo con el fin de hacer un nuevo agujero para el drenaje de líquido.

Según el NEI, la trabeculectomía es de alrededor de 60 a 80% efectiva para reducir la presión ocular en pacientes con glaucoma.

Aunque estos tratamientos no ofrecen una garantía de éxito del 100%, si se usa lo suficientemente temprano, puede ser muy eficaz para retrasar la progresión del glaucoma y la prevención de pérdida de la visión.

Baja conciencia del glaucoma desalenta exámenes oculares regulares

Así pues, si la ceguera relacionada con glaucoma es altamente prevenible, con un diagnóstico y tratamiento precoz, ¿por qué tantos de nosotros evitan exámenes regulares de los ojos para saber si tenemos la enfermedad? Parece en gran parte a la falta de conciencia.

Los resultados de una encuesta Prevent Blindness America encontraron que el 30% de los encuestados nunca había oído hablar de glaucoma, mientras que alrededor de la mitad había oído hablar de la condición, pero no estaban seguros de lo que es.

Por otra parte, mientras que alrededor del 20% de los participantes encuestados sabía que el glaucoma se asociaba con un aumento de la presión ocular, la mayoría pensaba que la condición presentaría síntomas, que podría ser curada fácilmente y que no causaría ceguera.

Profesionales de la salud de todo el mundo están de acuerdo en que la educación del público sobre el glaucoma es clave para alentar a más personas – en particular los individuos de alto riesgo – que deberían someterse a exámenes regulares en los ojos.

Este es el mensaje clave del Mes de Concientización sobre el Glaucoma – una campaña que tiene como objetivo aumentar el conocimiento público sobre la enfermedad.

Además de proporcionar recursos educativos sobre el glaucoma al público en general, la campaña pretende animar a los profesionales de salud para informar mejor a los pacientes sobre el glaucoma y el devastador impacto que puede tener en la visión.

Aunque el glaucoma sea causa principal de ceguera, no tiene que prevalecer. El mensaje principal de este artículo es que revise sus ojos con regularidad – podría salvar su vista.

Datos básicos sobre el glaucoma:

  • El glaucoma es la segunda causa de ceguera en todo el mundo;
  • No hay cura para el glaucoma; la detección temprana es clave en la prevención de la pérdida de visión en la enfermedad;
  • Desafortunadamente, alrededor del 10% de las personas que reciben tratamiento regular y adecuado para el glaucoma, aún experimentan pérdida de visión.
enfermedad que nos deja casi ciego, el Alzheimer puede llegar a dejar ciega a la persona, el glaucoma te puede dejar ciega repentinamente, enfermedades que te dejan ciego a los 14 años, glaucoma, la vista enfermedades

Comenta este articulo