Las lentes de contacto pueden cambiar el microbioma de los ojos, según un estudio publicado en mBio. Los nuevos puntos de vista pueden conducir a una mejor comprensión de cómo mejorar el cuidado de los ojos y prevenir infecciones, como la conjuntivitis papilar gigante.

Las estadísticas de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) muestran que, a nivel mundial, alrededor de 100 millones de personas usan lentes de contacto, y más de 30 millones de ellas viven en los EE.UU..

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) instan a los usuarios de lentes de contacto a que se preocupen por sus lentes correctamente y seguir las instrucciones de uso, limpieza, almacenaje y conservación de lentes. De lo contrario, infecciones como la queratitis microbiana pueden resultar graves.

Los autores del estudio actual dicen que – como el intestino, la piel y la boca – el ojo tiene un microbioma específico, o una comunidad de bacterias, que ayuda a proteger de la infección.

Estudios previos han investigado la contaminación bacteriana de las lentes de contacto, pero hay menos información acerca de cómo las lentes de contacto afectan la estructura y función de la microbiota en la superficie del ojo.

Comparación de microbiota de piel y la conjuntiva revela resultados sorprendentes

El autor principal del estudio, María Domínguez-Bello, PhD, profesor asociado de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York, y sus colegas, querían comparar la microbiota los ojos de las personas que usan lentes de contacto con la comunidad microbiana en los ojos de los no usuarios de lentes de contacto.

Los participantes en el estudio fueron 58 pacientes adultos que buscaban cuidado de los ojos.

Los científicos compararon las comunidades bacterianas de la superficie del ojo y la piel bajo el ojo utilizando una técnica de laboratorio llamada la secuencia 16S rRNA. Se analizaron también muestras de 20 participantes, nueve de los cuales llevaba lentes y 11 que no llevaban, en tres intervalos durante un periodo de 6 semanas.

Los investigadores analizaron 250 muestras en el laboratorio, de las cuales 116 eran de hisopos de algodón de la conjuntiva, 114 de esponjas de algodón de la piel bajo el ojo y el 20 de lentes de contacto.

Ellos se sorprendieron al encontrar una mayor diversidad de bacterias en la superficie del ojo que en la piel debajo del ojo, o en las lentes de contacto.

Los resultados sugieren que la microbiota de la superficie del ojo de los usuarios de lentes de contacto fue más similar a la piel, en comparación con los de las personas que no usaban lentes.

¿Cómo es que el microbioma del ojo sea similar al de la piel en usuarios de lentes?

En los que usaron lentes, la comunidad microbiana en la superficie del ojo era rica en la bacteria Pseudomonas, Acinetobacter, Methylobacterium y Lactobacillus.

Los que no usan lentes tenían niveles más bajos de Pseudomonas, Acinetobacter, Methylobacterium y Sphingobium.

Por otra parte, Pseudomonas, Acinetobacter y Methylobacterium eran más abundantemente presentes en muestras de piel de personas que no usan lentes de que en el ojo, lo que implica que podrían ser clasificadas como bacterias de la piel.

Cuando los investigadores compararon la microbiota del ojo con el de la piel debajo de los ojos, los ojos de las personas que no usaban lentes mostraron niveles más altos de Haemophilus, Neisseria, Streptococcus, Staphylococcus, Rothia y Corynebacterium.

La conjuntiva de personas que llevaban lentes tenían niveles más bajos de cuatro de estas bacterias, a saber, Haemophilus, Streptococcus, Staphylococcus y Corynebacterium.

Por esta razón, los investigadores concluyen que la microbiota de la conjuntiva de los usuarios de lentes es más similar a la encontrada en la piel, en comparación con las personas que no usan lentes.

La diversidad bacteriana y composición entre la conjuntiva o la piel microbiota no parecen cambiar con el tiempo.

Domínguez-Bello toma nota de que el equipo no sabe cómo se producen estos cambios.

Los investigadores especulan que las bacterias pueden transferirse desde el dedo a la lente y luego a la superficie del ojo, mientras que también mencionan que dichas transferencias tienden a ser temporales. O tal vez, dicen, la lente puede ejercer presiones sobre el microbioma del ojo a favor de bacterias de la piel.

Ella llega a la conclusión:

“Es demasiado pronto para ofrecer algún consejo a los usuarios de lentes de contacto. Otros estudios han demostrado un mayor riesgo de infecciones en los ojos de los usuarios de lentes de contacto, y esto está relacionado con un impacto en el microbioma. Cuando seamos capaces de comprender mejor los mecanismos, vamos a ser capaces de ofrecer hipótesis de prueba y proponer medidas preventivas”.

Los investigadores creen que el estudio podría contribuir a una mejor comprensión de cómo el microbioma se relaciona con el riesgo de infecciones en los ojos en personas que usan lentes de contacto.

comunidad usuarios de lentes de contacto, con sekuencia de los lentes de contactos

Comenta este articulo