Los científicos de la Johns Hopkins Kimmel Cancer Center, en colaboración con investigadores daneses, han desarrollado un nuevo fármaco contra el cáncer diseñado para viajar – sin ser detectados por las células normales – a través del torrente sanguíneo hasta que son activadas por las proteínas específicas del cáncer. El fármaco, fabricado a partir de una planta se ha demostrado para destruir el cáncer y sus suministros de sangre directa, actuando como una «granada molecular», y la preservación de los vasos sanguíneos sanos y tejidos.

En estudios de laboratorio, los investigadores dijeron que encontraron que un curso de tres días de la droga, llamado G202, redujo el tamaño de los tumores de próstata humanos que han crecido en los ratones en un promedio del 50 por ciento dentro de 30 días. En una comparación directa, G202 supero el medicamento de quimioterapia docetaxel, la reducción de siete de los nueve tumores de próstata humanos en ratones en más del 50 por ciento en 21 días.

Docetaxel reduce uno de los ocho tumores de próstata humanos en ratones por más de 50 por ciento en el mismo período de tiempo.
En un informe de 27 de junio en la revista Science Translational Medicine, los investigadores también informaron que G202 conseguido al menos el 50 por ciento de regresión en modelos de cáncer de mama humano, cáncer de riñón y cáncer de vejiga.

En base a estos resultados, Johns Hopkins médicos han realizado un estudio clínico fase I para evaluar la seguridad de la droga y hasta ahora han tratado 29 pacientes con cáncer avanzado. Además de la Universidad Johns Hopkins, la Universidad de Wisconsin y la Universidad de Texas-San Antonio están participando en el juicio. Un ensayo de fase II para probar el fármaco en pacientes con cáncer de próstata y cáncer de hígado se ha previsto.

La droga G202 es una sustancia químicamente derivado de una hierba llamada Thapsia garganica que crece naturalmente en la región del Mediterráneo. La planta fabrica un producto, denominado thapsigargin, que desde la época de la antigua Grecia ha sido conocido por ser tóxico para los animales. En las caravanas árabes, la planta era conocida como la «zanahoria muerte», ya que mataría a los camellos que las comian, señalaron los investigadores.

«Nuestro objetivo era tratar de rediseñar este producto natural de una planta muy tóxica en una droga que podría ser utilizada para tratar el cáncer humano», dice el autor del estudio Samuel Denmeade, MD, profesor de oncología, urología, Farmacología y Ciencias Moleculares. «Hemos logrado esto creando un formato que requiere la modificación de las células para liberar el fármaco activo.»

Al desmontar thapsigargin los investigadores crearon una forma que se compara con una granada de mano con un alfiler intacto. La droga se puede inyectar y puede viajar a través del torrente sanguíneo hasta que encuentra el sitio onde estan las células cancerosas y golpea a una proteína llamada antígeno prostático específico de membrana (PSMA). PSMA es liberada por las células que recubren los tumores de la próstata y otras áreas, y en efecto «tira del pasador» en la G202, liberando agentes destructores de células en el tumor y los vasos sanguíneos que lo alimentan, así como a otras células en la vecindad . En concreto, G202 bloquea la función de una proteína llamada la bomba SERCA, una proteína de limpieza necesarios para la supervivencia celular que mantiene el nivel de calcio en la célula en el nivel correcto, informan los investigadores.

«Lo emocionante es que el cáncer en sí mismo activa su propia muerte», dice el autor principal del estudio John Isaacs, profesor de oncología, urología, química e ingeniería biomédica en la Universidad Johns Hopkins.

Debido a que la droga se dirige a la bomba SERCA, que todas las células necesitan para mantenerse con vida, los investigadores dicen que será difícil para las células tumorales se vuelvan resistentes a la droga, porque no pueden dejar de hacer la proteína.

que hievas matan a los hetes humanos

Comenta este articulo