Una hemorragia cerebral se refiere a sangrado dentro del cerebro, lo que daña el tejido cerebral adyacente. Esta condición médica también se le conoce como sangrado cerebral, hemorragia intracraneal, Accidente cerebrovascular hemorrágico, o derrame cerebral hemorrágico.

El cerebro está encerrado dentro del cráneo. Si hay una fuga de sangre, el cerebro se puede comprimir y puede dañar las áreas del cerebro. La hemorragia causada por un vaso sanguíneo en el cerebro que se ha filtrado o estallado se llama derrame hemorrágico.

Con suficiente sangrado, el cerebro puede llegar a ser tan comprimido que la sangre rica en oxígeno es incapaz de fluir en el tejido cerebral. La falta de oxígeno puede conducir a la hinchazón del cerebro, conocida como edema cerebral. La sangre reunida se acumula en una masa conocida como hematoma. La presión adicional creada como resultado de la reducción de oxígeno puede matar las células cerebrales.

Una hemorragia cerebral es una condición médica potencialmente mortal, y es crucial recibir tratamiento médico de inmediato.

Causas y síntomas

Hay varios factores que pueden conducir a una hemorragia cerebral. Estas causas incluyen:

  • Traumatismo craneal o lesiones
  • Aneurisma cerebral, área débil en una arteria del cerebro
  • Alta presion sanguinea
  • Anomalías en los vasos sanguíneos
  • Trastornos de sangre o de sangrado
  • Enfermedad del higado
  • Tumor cerebral
  • Abuso o uso de drogas

Una hemorragia cerebral puede causar una variedad de síntomas diferentes. Estos síntomas pueden incluir hormigueo repentino, debilidad, entumecimiento o parálisis de la cara, brazo o pierna. Esto es más probable que ocurra en sólo un lado del cuerpo.

Otros síntomas de hemorragia cerebral incluyen:

  • Dolor de cabeza repentino y severo
  • Dificultad para tragar
  • Problemas con la visión
  • Pérdida de equilibrio o coordinación
  • Confusión o dificultad para entender
  • Dificultad para hablar o hablar con dificultad
  • Estupor, letargo o inconsciencia
  • Convulsiones

Diagnostico y tratamiento

Hay algunos tipos de hemorragias cerebrales. El tipo depende de la ubicación del sangrado:

  • Hemorragia intracerebral – hemorragia que ocurre dentro del cerebro
  • Hemorragia subaracnoidea – sangrado entre el cerebro y las membranas que lo cubren
  • Hemorragia subdural – por debajo de la capa interna de la duramadre y por encima del cerebro
  • Hemorragia epidural – hemorragia entre el cráneo y el cerebro

Diagnosticar una hemorragia cerebral puede ser difícil porque algunos pacientes no siempre muestran signos físicos. Los médicos deben realizar pruebas para ver la ubicación exacta de la hemorragia en el cerebro.

Las opciones de prueba incluyen:

  • CT (topografía calculada)
  • MRI (resonancia magnética)
  • Punción lumbar (punción lumbar)
  • Los rayos X del cerebro después de un tinte se inyecta (angiografía cerebral)

La cirugía puede ser necesaria para tratar la hemorragia cerebral si la situación es grave. Puede ser necesario que los médicos alivien parte de la presión sobre el cerebro.

Una hemorragia causada por un aneurisma cerebral de ruptura requiere el recorte de la arteria a través de un procedimiento quirúrgico donde se extrae parte del cráneo. Este procedimiento se llama una craneotomía.

Otras opciones de tratamiento incluyen fármacos contra la ansiedad, fármacos antiepilépticos y otros medicamentos para controlar síntomas tales como dolores de cabeza severos.

Complicaciones después de una hemorragia cerebral

Las complicaciones pueden surgir después de una hemorragia cerebral. El sangrado impide que las células nerviosas se comuniquen con las partes del cuerpo y las funciones que controlan. Problemas como pérdida de memoria, habla o movimiento en el área afectada son comunes.

Dependiendo de la ubicación y el daño que se produce, puede haber algunas complicaciones duraderas. Estas complicaciones pueden incluir:

  • Parálisis
  • Entumecimiento o debilidad en parte del cuerpo
  • Dificultad para tragar
  • Pérdida de la visión
  • Incapacidad para hablar o entender palabras
  • Confusión o pérdida de memoria
  • Cambio de personalidad o problemas emocionales

Es posible recuperarse de una hemorragia cerebral, pero el tratamiento adecuado es crucial. La rehabilitación es típicamente necesaria para mejorar la condición de una persona.

El tratamiento de rehabilitación incluye:

  • Terapia física
  • Terapia del lenguaje
  • Terapia ocupacional
  • Cambios en el estilo de vida para reducir el riesgo de otra hemorragia

Cuando ocurre

Los efectos de las hemorragias cerebrales varían según los diferentes grupos de edad. Las hemorragias cerebrales son más probables que ocurran en los adultos mayores.

La mayoría de las hemorragias intracerebrales que de repente se producen en los niños se deben a anomalías en los vasos sanguíneos. Otras posibles causas incluyen enfermedades de la sangre, tumores cerebrales, septicemia o abuso de drogas.

Según un estudio, el trauma fue la causa más frecuente de hemorragia cerebral seguida de trastornos hemorrágicos.

En bebés y niños, las hemorragias cerebrales no son tan probables pero pueden ocurrir. En los lactantes, la hemorragia cerebral puede deberse a una lesión en el nacimiento, tal como la caída inmediatamente después del parto o un trauma de fuerza contundente al vientre embarazado.

Los síntomas, así como algunas de las opciones de tratamiento, son muy similares en adultos y niños. El tratamiento en los niños depende de la ubicación de la hemorragia, así como la gravedad del caso.

Según la clínica de Cleveland, el accidente cerebrovascular es la causa principal de la inhabilidad y de la quinta causa principal de la muerte en los Estados Unidos. Las hemorragias cerebrales representan aproximadamente el 10% de todos los accidentes cerebrovasculares en los EE.UU.

Las hemorragias son más comunes en los adultos mayores, pero también pueden ocurrir en los niños. Según la National Stroke Association, un accidente cerebrovascular ocurre en alrededor de 1 de cada 4.000 nacidos vivos. Son un poco más comunes en niños menores de 2 años.

Los niños generalmente se recuperan mejor que los adultos de hemorragias cerebrales debido a que su cerebro todavía está en desarrollo.

Prevención

Según la Asociación Americana de Cirujanos Neurológicos, alrededor de 1,7 millones de casos de lesión cerebral traumática se producen en los Estados Unidos cada año. Alrededor de 5,3 millones de personas viven con una discapacidad debido a su lesión.

Muchas hemorragias cerebrales se deben a lesiones cerebrales. Como resultado, es importante que la gente proteja sus cerebros. El uso de cinturones de seguridad en los coches o cascos cuando montar en bicicleta o motocicletas son formas fáciles de proteger el área de la cabeza.

Las personas que tienen una hemorragia cerebral o un accidente cerebrovascular son más propensos a tener otro en el futuro. Hacer cambios en el estilo de vida puede ayudar a un individuo a reducir su riesgo o evitar que ocurra un evento.

Las personas con presión arterial alta necesitan vigilar de cerca sus números. La presión arterial alta es la principal causa de accidente cerebrovascular, y en muchos casos, puede evitarse.

También es importante evitar fumar. El tabaquismo es un importante factor de riesgo de accidente cerebrovascular. La nicotina y el dióxido de carbono involucrados causan daño al sistema cardiovascular. Las mujeres que fuman y usan anticonceptivos aumentan su riesgo de accidente cerebrovascular.

Las personas con diabetes necesitan asegurarse de que mantienen sus niveles de azúcar en la sangre bajo control. Muchas personas con diabetes también tienen presión arterial alta y colesterol y si tienen sobrepeso, que son todos los factores de riesgo de accidente cerebrovascular.

Algunos de los cambios más significativos que pueden ayudar a reducir el riesgo de hemorragias cerebrales implican dieta y ejercicio.

Las personas deben esforzarse por comer alimentos que mejoren la salud del corazón y del cerebro. Los alimentos ricos en grasas saturadas, grasas trans y colesterol pueden elevar los niveles de colesterol en la sangre. Las dietas altas en calorías también pueden conducir a la obesidad. El exceso de peso corporal puede contribuir a aumentar la presión arterial, la diabetes, las enfermedades del corazón y los accidentes cerebrovasculares.

La gente debe tratar de moverse y mantenerse activo. La actividad física no sólo ayuda a las personas a perder peso, sino que también puede contribuir a reducir el riesgo de accidente cerebrovascular. Incluso 30 minutos de actividad por día pueden recorrer un largo camino.

Resumen

Las hemorragias cerebrales son una amenaza para la vida. No deben tomarse a la ligera. La atención médica se necesita inmediatamente, y la recuperación puede incluir un largo período de rehabilitación. Algunas personas tienen un mayor riesgo debido a otras condiciones médicas, pero la práctica de métodos de prevención es clave.

hemorragia cerebral, sintomas de hemorragia cerebral, hemorragia cerebral causas, hemorragia cerebral síntomas, causas de una hemorragia cerebral, hemorragia sintoma y causa

Comenta este articulo