Investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio han encontrado una manera de curar la diabetes tipo 1 en ratones. Se espera que la técnica novedosa – que aumenta la secreción de insulina en el páncreas – llegue a ensayos clínicos en seres humanos en los próximos 3 años.

El coautor del estudio, Dr. Bruno Doiron, Ph.D., de la División de Diabetes, y sus colegas, informaron recientemente sus hallazgos en la revista Current Pharmaceutical Biotechnology.

Se estima que la diabetes tipo 1 afecta a alrededor de 1,25 millones de niños y adultos en los Estados Unidos. El inicio de la enfermedad es más común en la infancia, pero puede surgir a cualquier edad.

En la diabetes tipo 1, el sistema inmunitario destruye las células beta productoras de insulina del páncreas. La insulina es la hormona que regula los niveles de glucosa en la sangre. Como resultado, los niveles de glucosa en la sangre se vuelven demasiado altos.

Actualmente no hay cura para la diabetes tipo 1. La condición se controla a través de la dieta y la terapia de insulina. Sin embargo, en los últimos años, los investigadores han estudiado la sustitución de las células beta como un medio para erradicar la diabetes tipo 1 de una vez por todas.

El Dr. Doiron y sus colegas han adoptado un enfoque diferente con su nuevo estudio. El equipo revela cómo utilizaron un método llamado transferencia de genes para inducir a otras células pancreáticas a producir insulina.

Usando esta técnica, los investigadores han logrado curar la diabetes tipo 1 en ratones, trayéndonos un paso más cerca de curar la condición en humanos.

El método de transferencia de genes condujo a la secreción de insulina a largo plazo en ratones

La técnica de transferencia génica, denominada Cellular Networking, Integration and Processing, implica la introducción de genes específicos en el páncreas utilizando un virus como vector.

El equipo observa que las células beta son rechazadas en pacientes con la diabetes tipo 1. Con el método de transferencia génica, los genes recién introducidos alientan a las células no beta a producir insulina, sin efectos secundarios.

“El páncreas tiene muchos otros tipos de células además de las células beta, y nuestro enfoque es alterar estas células para que comiencen a secretar insulina, pero sólo en respuesta a la glucosa [azúcar]”, dice el coautor del estudio, Dr. Ralph DeFronzo, De la División de Diabetes. “Esto es básicamente igual que las células beta”.

Al probar su técnica en modelos de ratones con diabetes tipo 1, los investigadores encontraron que fueron capaces de inducir a largo plazo la secreción de insulina y la regulación de la glucosa en la sangre, sin efectos secundarios adversos.

“Funcionó perfectamente, es decir, curamos los ratones durante 1 año sin efectos secundarios, nunca se ha visto, pero es un modelo de ratón, por lo que se necesita precaución, queremos llevar esto a los grandes animales que están más cerca de los humanos en la fisiología del sistema endocrino”, explicó el Dr. Bruno Doiron, Ph.D.

La técnica también puede ayudar a tratar la diabetes tipo 2

Es importante destacar que los investigadores señalan que la terapia de transferencia de genes sólo libera la insulina en respuesta al azúcar en la sangre, por lo que tiene el potencial de transformar los tratamientos actuales para la diabetes tipo 1.

“Un problema importante que tenemos en el campo de la diabetes tipo 1 es la hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre)”, dice el Dr. Doiron. “La transferencia de genes que proponemos es notable porque las células alteradas coinciden con las características de las células beta. La insulina sólo se libera en respuesta a la glucosa”.

No sólo la estrategia de la novela podría dar una cura para la diabetes tipo 1, pero los investigadores dicen que también puede eliminar la necesidad de terapia con insulina en pacientes con diabetes tipo 2, que surge cuando el cuerpo es incapaz de usar la insulina eficazmente.

Cuesta alrededor de U$$ 5 millones para probar su técnica en modelos animales grandes, pero los investigadores confían en que esto se puede lograr. Esperan llegar a los ensayos clínicos humanos en los próximos 3 años.

cuerdas bucales traslapadas, se puede curar la diabetes tipo 1

Comenta este articulo