Entrevistas en profundidad realizadas por investigadores de la Escuela de Medicina a 20 mujeres jóvenes de la Universidad Johns Hopkins que asisten a una clínica de enfermedades de transmisión sexual urbana han documentado una variedad de encuentros sexuales inesperados, no deseados, relacionados con su consumo de alcohol antes de que ocurra el sexo.

Los vínculos entre el consumo de alcohol y los encuentros sexuales de riesgo o nocivos no son necesariamente nuevos, dicen los investigadores, pero este pequeño estudio identifica muy específicamente la desconexión entre lo que las mujeres jóvenes tienen en mente cuando beben, cuando tienen relaciones sexuales y lo que realmente sucede.

“La idea detrás de nuestro estudio fue conocer primero lo que las mujeres esperan, y luego descubrir qué consecuencias realmente ocurre para que podamos desafiar las expectativas poco realistas y desarrollar mejores intervenciones que llevan a experiencias más seguras”, dice Geetanjali Chander, MD, MPH, asociado profesor de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Las entrevistas y resultados, descritos en línea en la edición del 27 de julio de Asuntos de la Mujer en la Salud, son un seguimiento de un estudio previo que informó las expectativas sexuales relacionados con el consumo de alcohol del mismo grupo de mujeres.

En este estudio, Chander y sus colegas llevaron a cabo entrevistas en profundidad entre diciembre de 2009 y agosto de 2010 con 20 mujeres afroamericanas que asistían a una clínica de Baltimore que trata las enfermedades de transmisión sexual. Todos los participantes en el estudio informaron el consumo excesivo de alcohol en los últimos seis meses antes de tener relaciones, mientras que también las tuvieran bajo la influencia del alcohol.

Según los resultados, los cinco principales eventos sexuales inesperados sucedieron con frecuencia sustancial según lo revelado por los participantes: el sexo con desconocidos; actividades sexuales alternativas, incluyendo el sexo anal y el sexo “bruto”; relaciones sexuales sin protección; sexo con luces apagadas o el sexo que ocurre durante la amnesia relacionada con el alcohol; y la violación.

Además, surgieron varios temas entre los temas de la entrevista al describir sus encuentros, sobre todo un sentimiento de victimización sexual. Discusiones de las mujeres incluyen palabras como “depredador”, “oportunista” y “buitre”.

En contraste con estas descripciones, la literatura hasta la fecha ha demostrado que las mujeres tienden a pensar que el alcohol mejora su deseo sexual, minimiza su inhibición sexual o hace una mejor experiencia sexual. “Asegurar que las mujeres entiendan esta desconexión puede ayudar a centrarse en las consecuencias más que la expectativa positiva”, dice Dina Lewis, una estudiante de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

“Experiencias como las documentadas en nuestro estudio suceden en todas partes – en los campus universitarios, en las ciudades y pueblos pequeños,” dice el psicólogo clínico Heidi Hutton, Ph.D., profesor asociado de psiquiatría y ciencias conductuales de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins. “La tarea más importante para nosotros es el desarrollo de intervenciones que permitan a mujeres y hombres tomar decisiones que los mantienen a salvo.”

Cuando se le preguntó cómo podrían ser más seguros cuando se bebe en público, Hutton dice, una sugerencia común a partir de los temas de la entrevista fue a ver el uno al otro. “Las mujeres se sienten más seguras cuando viajan en grupo, y un participante sugería que una de las manera de mantenerse seguro es no dejar que nadie se separe del grupo”, dice ella.

Chander dice que esperan llevar a cabo más estudios para documentar mejor y entender las expectativas de los hombres en beber, en el sexo y los resultados que experimentan.

“A pesar de que este estudio en particular es de tamaño pequeño, nos ha llevado a estudiar más a fondo las intervenciones necesarias que pueden ayudar a las mujeres a permanecen más seguras y saludables”, dice Chander.

Comenta este articulo