Los eventos recientes, incluyendo la condena y sentencia de George Pell por abusar sexualmente de dos niños en la década de 1990 y el documental que expone las denuncias sobre el abuso de Michael Jackson a dos niños pequeños, han hecho que el tema del abuso sexual infantil sea prominente. Muchos padres pueden estar preocupados por la seguridad de su hijo, y si faltan señales de que el niño puede ser preparado o abusado sexualmente.

 

El abuso sexual infantil es un problema global. Las tasas de victimización se estiman en 18% para las niñas y casi 8% para los niños. Pero estas tasas no muestran la imagen completa, ya que solo reflejan los casos que se han reportado. La mayoría de los casos de abuso sexual infantil son perpetrados por alguien conocido por el niño o relacionado con el niño.

Los hallazgos de la Comisión Real sobre el abuso sexual infantil demuestran que las víctimas pueden tardar hasta 26 años en revelar el abuso sexual. Entonces, si el niño no revela su experiencia, ¿qué puede hacer un padre? Aquí hay algunos signos que debe buscar para proteger a su hijo, así como qué hacer si sospecha que están sufriendo abuso sexual o están en riesgo de ser abusados.

Alentar la conversación abierta

La mejor arma que cualquier cuidador tiene para proteger a su hijo es participar de manera proactiva en la comunicación abierta sobre la seguridad personal con su hijo desde una edad temprana. Ayudar a un niño a desarrollar su conocimiento de la seguridad personal es una forma de prevención primaria del abuso sexual infantil.

Esto podría incluir que los padres enseñen a sus hijos los nombres correctos de sus genitales, creando un lenguaje compartido en torno a las señales de advertencia y reglas básicas sobre la seguridad personal. Tener estas conversaciones abiertas desde el principio aumentará el conocimiento del niño y puede alentarlo a ser más abierto a las experiencias incómodas que puedan tener.

¿Por qué los niños no pueden decir?

Hay muchas razones por las cuales los niños no pueden revelar el abuso de inmediato. Estos incluyen sentimientos de auto-culpa, vergüenza, impotencia o miedo al perpetrador.

Algunos niños simplemente no saben cómo hablar sobre el abuso. La probabilidad de no divulgación puede ser ampliada cuando el autor es un miembro de la familia o conocido por la familia. Aquí, el niño puede sentirse en conflicto, ya que quiere que el abuso se detenga, pero está preocupado por el bienestar del autor si revela o teme las consecuencias de la divulgación, como la separación familiar o la angustia.

La dinámica de la preparación también arroja luz sobre por qué los niños no pueden revelar información. La preparación es donde un perpetrador manipula a un niño usando presión psicológica, incentivos tangibles (como juguetes y dinero) y atención.

Una vez que se produce el abuso, el perpetrador puede mantener el silencio del niño, lo que sugiere que no se creerá al niño sobre el abuso, usar amenazas y culpar (“arruinarás a la familia si le cuentas a alguien”) y distorsionar el abuso (como sugerirlo). Es parte de un “juego”).

La investigación sugiere que los niños son más propensos a revelar el abuso sexual si sienten que tienen al menos un adulto de confianza al que pueden recurrir, quién los escuchará y les creerá.

Las víctimas masculinas tienen menos probabilidades de revelarse que las víctimas femeninas. Esto puede deberse a que parece no masculino buscar ayuda, ser visto como homosexual (si el autor es hombre) y la confusión sobre la experiencia debido a las respuestas fisiológicas visibles que pueden tener, como una erección.

La gravedad del abuso también se ha relacionado con la divulgación. La investigación ha encontrado que cuanto más grave es el abuso, más probable es que el niño lo divulgue. Los investigadores han sugerido que en estos casos, el temor del niño a ser abusado nuevamente puede anular cualquier percepción de las consecuencias negativas asociadas con la divulgación del abuso.

¿Cuáles son algunas de las señales de advertencia de abuso sexual?

Si bien los niños pueden no revelar el abuso sexual, pueden mostrar posibles indicadores. Esto podría incluir uno o más de los siguientes:

  • Cambios significativos en el comportamiento (como volver a ensuciarse o mojarse en la cama, una disminución en el rendimiento escolar)
  • Comportamiento sexual o conocimiento sobre el sexo que está más allá de la edad del niño.
  • Miedo repentino o miedo de estar con una persona específica
  • Cambio inexplicable en el estado emocional
  • Volviéndose inusualmente secreto
  • Dolor en el área genital o anal.

Pero esté alerta, no alarmado: estos son posibles indicadores, no signos reveladores. El hecho de que un niño mayor moja la cama no significa que sea (o haya sido) víctima de abuso sexual.

Mientras que los niños muestran curiosidad y una variedad de comportamientos mientras crecen, el mensaje para llevar a casa es estar alerta a los cambios en las emociones y el comportamiento que parecen fuera de lo común para su hijo.

¿Qué hago si sospecho que mi hijo está siendo abusado sexualmente?

Si está preocupado por un niño, puede hacer preguntas como: “¿algo le preocupa?”, “¿Está bien?” y “¿hay algo que me gustaría que hiciera para apoyarte?”.

La revelación de un niño de abuso sexual puede ser intencional o no intencional, completa o incompleta, verbal o no verbal. El niño puede hacer un dibujo o usar juguetes para recrear la situación. Es importante destacar que la forma en que responde al niño puede afectar su recuperación de tal trauma.

Si un niño le revela que está siendo abusado sexualmente, bríndele toda su atención. Creer en el niño es fundamental para su bienestar psicológico. Permita que el niño use sus propias palabras y tome su tiempo. Asegúrele al niño que ha hecho lo correcto al decirle.

Evite interrogar al niño, ya que esto puede agregar una presión innecesaria y podría interferir con los procedimientos legales (que pueden considerarse como la dirección de la divulgación del niño). Lo importante en esta etapa es ser un oyente de apoyo y asegurarse de que el niño esté a salvo.

Puede denunciar el incidente a la policía o protección infantil. Estas personas son profesionales específicamente capacitados para interrogar a los niños. Incluso sin una divulgación, puede informar sus inquietudes.

Comenta este articulo