12 Shares

Demasiada sal puede causar déficits cognitivos, según un nuevo estudio publicado en la revista Nature Neuroscience. Afortunadamente, estos efectos negativos pueden revertirse, y el nuevo estudio muestra cómo.

Demasiada sal en nuestra dieta puede tener efectos devastadores sobre nuestro poder cerebral, y una nueva investigación revela el mecanismo detrás de esto.
Es un hecho bien conocido que demasiada sal en nuestra dieta aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y presión arterial alta.

Pero se sabe menos que los problemas relacionados con el cerebro, como la enfermedad cerebrovascular, el accidente cerebrovascular y el deterioro cognitivo, se han relacionado con la sal en la dieta.

Como explican los autores de la nueva investigación, se sugirió que un posible mecanismo detrás de estos efectos negativos involucra las llamadas células endoteliales dentro de los vasos sanguíneos cerebrales.

Las células endoteliales se encuentran en los vasos sanguíneos y son responsables de regular el tono vascular, pero una alta ingesta dietética de sal se ha asociado con la disfunción de estas células.

Aunque se sabe que la disfunción epitelial puede traer una plétora de enfermedades crónicas, aún no está claro exactamente cómo la disfunción endotelial inducida por la sal puede afectar el cerebro a largo plazo.

Esto es particularmente importante dado que el cerebro depende en gran medida de un flujo estable y suave de oxígeno para funcionar correctamente, explican los autores del estudio, quienes fueron guiados en sus esfuerzos de investigación por Costantino Iadecola, de Weill Cornell Medicine en la ciudad de Nueva York, Nueva York.

En su artículo, Iadecola y sus colegas muestran cómo la sal alimentaria excesiva afecta nuestro intestino, nuestro sistema inmune y, en última instancia, nuestro cerebro.

Cómo la sal afecta el eje del intestino-cerebro

Iadecola y su equipo alimentaron a un grupo de ratones con el equivalente de una dieta humana con alto contenido de sal durante un período de 12 semanas.

Después de las primeras semanas, la disfunción endotelial, así como una reducción en el flujo sanguíneo al cerebro, se pudo notar en los ratones. Además, las pruebas de comportamiento revelaron deterioro cognitivo en los roedores.

Su presión arterial, sin embargo, se mantuvo sin cambios.

Un descubrimiento importante fue el aumento de los llamados glóbulos blancos TH17 del intestino. A su vez, el alto número de células TH17 condujo a un aumento en los niveles de una molécula proinflamatoria llamada interleucina-17 plasmática (IL-17).

Los investigadores también pudieron identificar la vía molecular a través de la cual los niveles más altos de IL-17 en la sangre condujeron a los efectos cognoscitivos y cerebrovasculares negativos.

Los investigadores querían ver si sus hallazgos se replicarían o no en las células humanas. Entonces, trataron las células endoteliales humanas con IL-17 y obtuvieron resultados similares.

Como Iadecola y sus colegas explican:

“Los hallazgos revelan un eje del intestino-cerebro por el cual los factores ambientales vinculados a la dieta conducen a una respuesta inmune adaptativa en el intestino, promoviendo la desregulación neurovascular y el deterioro cognitivo”.

Los cambios en la dieta pueden revertir los efectos negativos

La buena noticia es que los efectos negativos de la dieta alta en sal parecen ser reversibles. Los ratones regresaron a una dieta normal después de las 12 semanas, y los resultados fueron alentadores.

“Los efectos nocivos de [una dieta alta en sal] se derogaron mediante el retorno de los ratones a una dieta normal, lo que apunta a [la] reversibilidad de la disfunción vascular y el deterioro cognitivo”, escriben los autores.

Además, experimentaron con un medicamento que también revertía los efectos del exceso de sal. El aminoácido L-arginina tuvo el mismo efecto beneficioso en los ratones que devolverlos a una dieta normal.

Los hallazgos sugieren que los cambios en el estilo de vida, o una nueva clase de medicamentos, pueden ayudar a compensar los efectos negativos de una dieta rica en sal.

12 Shares

Comenta este articulo