Desde políticos hasta actores y artistas, las historias de individuos de alto perfil que son descubiertos como “tramposos” con sus parejas suelen ser noticia de primera plana.

Creemos que una pareja romántica está allí para brindarnos amor, comodidad y seguridad. Entonces, las personas son rápidas para emitir juicios y culpan a los perpetradores de lo que consideran una violación significativa de las normas de relación y la traición a la confianza. La infidelidad pone de relieve la posible fragilidad de nuestras relaciones más cercanas y más importantes.

Pero a pesar de la creencia contundente de que la infidelidad es el resultado de individuos inmorales y sexuados que desean su pastel y se lo comen también, la realidad es mucho más matizada. Por ejemplo, la infidelidad rara vez se trata solo de sexo. De hecho, cuando se trata de infidelidad puramente sexual, la ocurrencia promedio entre los estudios es de alrededor del 20% de todas las parejas. Sin embargo, esta tasa aumenta a alrededor de un tercio de las parejas cuando se incluye la infidelidad emocional.

Una aventura es generalmente una señal de que las cosas no están bien con la relación de alguien. Sin las habilidades necesarias para sanar los problemas, un compañero puede involucrarse en una aventura como una manera mal equipada para tratar de que se satisfagan sus necesidades, ya sea para intimidad, para sentirse valorado, para experimentar más sexo, y así sucesivamente. Por lo tanto, el compañero extraviado ve una relación alternativa como una mejor manera de satisfacer estas necesidades que su relación existente.

¿Quién tiene asuntos, y por qué?

Los estudios sobre por qué las personas hacen trampa son muchas y variadas. Algunos encuentran que las personas que carecen de rasgos tales como la amabilidad y la conciencia son más propensos a ser sexualmente promiscuos, al igual que aquellos con mayor nivel de rasgos neuróticos y narcisistas. Otros estudios encuentran que la infidelidad es más probable que ocurra entre personas que tienen opiniones menos restrictivas sobre el sexo, como que no tiene que limitarse a una pareja sexual.

Otros factores importantes se relacionan con el compromiso de las personas con su pareja y la satisfacción de las relaciones. Aquellos con bajo nivel de estas medidas parecen tener más posibilidades de tener una aventura amorosa. Trabajos recientes sugieren que uno de los mayores predictores de tener una aventura es haberse desviado antes.

Una encuesta de 5.000 personas en el Reino Unido encontró sorprendentes paralelismos entre los motivos de infidelidad de hombres y mujeres, y ninguno de los dos priorizó el sexo. Las cinco razones principales para las mujeres se relacionan con la falta de intimidad emocional (84%), falta de comunicación entre parejas (75%), cansancio (32%), mala historia de sexo o abuso (26%) y falta de interés en el sexo con la pareja actual (23%).

Para los hombres, las razones fueron la falta de comunicación entre las parejas (68%), el estrés (63%), la disfunción sexual con la pareja actual (44%), la falta de intimidad emocional (38%) y la fatiga o el cansancio crónico (31%)

Entonces, si tenemos dificultades para comunicarnos genuinamente con nuestro compañero, o no nos hacen sentir valorados, es más probable que nos desviemos. La gente necesita invertir tiempo y energía en sus relaciones. Experimentar cansancio crónico durante muchos años significa que la capacidad de poner en el trabajo necesario para mantener una relación fuerte también se ve comprometida.

Mientras que algunas parejas informan razones adicionales, que pueden incluir un mayor deseo de tener relaciones sexuales, la mayoría habla de problemas que residen dentro de la pareja o fuera de la relación. Estos últimos pueden ser factores estresantes que desafían la capacidad de la pareja de hacer que la relación funcione.

Si tiene dificultades para relacionarse, obtener ayuda de un terapeuta puede cortocircuitar los factores de riesgo que pueden conducir a la infidelidad.

Divulgación y terapia

Algunas personas eligen mantener su romance en secreto porque pueden querer que continúe, sienten demasiada culpa o creen que están protegiendo los sentimientos de su pareja. Pero el secreto solo perpetúa la traición. Si uno es serio acerca de la reparación de su relación existente, entonces la divulgación es necesaria, junto con la búsqueda de orientación profesional para apoyar a la pareja a través del período turbulento hacia la recuperación.

La mayoría de los terapeutas de relación sugieren que los problemas relacionados con la infidelidad se pueden mejorar a través de la terapia. Pero también informan que la infidelidad es uno de los problemas más difíciles para trabajar cuando se trata de reconstruir una relación.

Existen varios enfoques basados ​​en la evidencia para tratar la infidelidad, pero la mayoría reconoce que el acto puede ser experimentado como una forma de trauma por la persona traicionada, que ha violado sus supuestos fundamentales sobre su pareja. Estos incluyen la confianza y la creencia de que el socio está allí para proporcionar amor y seguridad en lugar de infligir daño.

Pero no solo la persona traicionada puede experimentar problemas de salud mental. La investigación ha encontrado que, cuando se revela el asunto, ambos socios pueden experimentar problemas de salud mental, como ansiedad, depresión y pensamientos de suicidio. También puede haber un aumento en la violencia emocional y física dentro de la pareja.

Entonces, una pareja debe buscar ayuda profesional para lidiar con las secuelas de una aventura, no solo para posiblemente sanar su relación, sino también para su propio bienestar psicológico.

Hay muchos enfoques para aconsejar a las parejas después de una aventura, pero en general, se trata de abordar los problemas que precipitaron y perpetuaron la infidelidad. Uno de los métodos más bien investigados para ayudar a una pareja a corregir estos problemas consiste en abordar el impacto inicial de la aventura, desarrollar una comprensión compartida del contexto de la aventura, el perdón y seguir adelante.

Elegir quedarse o irse

En general, la terapia parece funcionar para aproximadamente dos tercios de las parejas que han experimentado infidelidad. Si una pareja decide permanecer juntos, deben identificar áreas de mejora y comprometerse a trabajar en ellas.

También es vital restablecer la confianza. El terapeuta puede ayudar a la pareja a reconocer las áreas de la relación en las que la confianza ya se ha reconstruido. Luego, el compañero traicionado puede exponerse progresivamente a situaciones que le proporcionen mayor seguridad de que puede confiar en su pareja sin tener que vigilarlas constantemente.

Pero si la terapia funciona para dos tercios de las parejas, deja a otro tercio que no experimentan mejoría. ¿Entonces que? Si la relación se caracteriza por muchos conflictos no resueltos, hostilidad y falta de interés mutuo, puede ser mejor terminarla. En definitiva, las relaciones cumplen la función de satisfacer nuestras necesidades de amor, comodidad y seguridad.

Estar en una relación que no satisface estas necesidades se considera problemático y disfuncional según la definición de cualquiera.

Pero terminar una relación nunca es fácil debido al vínculo que desarrollamos con nuestra pareja romántica. Aunque en algunas relaciones, nuestras necesidades de apego tienen menos posibilidades de cumplirse, no nos impide querer creer que nuestro compañero (un día) satisfará nuestras necesidades.

El final inminente de una relación nos llena de lo que se denomina “angustia de separación”. No solo lamentamos la pérdida de la relación (no importa cuán buena o mala sea), sino que lamentamos si encontraremos a alguien que satisfaga nuestras necesidades.

El período de angustia de separación varía de persona a persona. Algunos pueden creer que vale la pena celebrar el final de una relación tóxica, pero aún experimentarán angustia de una forma u otra. Si la pareja decide terminar la relación y todavía están en terapia, el terapeuta puede ayudarlos a superar su decisión de una manera que minimice los sentimientos de dolor.

Así que la infidelidad tiene menos que ver con el sexo y más con los asuntos del corazón y una búsqueda equivocada para satisfacer las necesidades de la relación. El problema es que algunas personas optan por buscar las necesidades de su relación en los brazos de otro en lugar de trabajar en su relación existente.

Comenta este articulo