La investigación revela una nueva forma de administrar la anestesia en la boca.

Si tienes miedo a las agujas no estás solo – pero una nueva investigación significa que puede que no tengas que adelantar esa cita de nuevo. Un estudio publicado en Coloides y Superficies B: Biointerfaces revela cómo el dentista podría darle una anestesia utilizando una pequeña corriente eléctrica en lugar de una aguja.

Los investigadores responsables del estudio, de la Universidad de São Paulo, dicen que sus hallazgos podrían ayudar a mejorar los procedimientos dentales y traer alivio a millones de personas que tienen miedo a las agujas. También sería ahorrar dinero y evitar la contaminación e infección, dicen.

«Administración sin aguja podría ahorrar costes, mejorar el cumplimiento del paciente, facilitar la aplicación y disminuir los riesgos de intoxicación y contaminación», explicó el profesor Renata Fonseca Vianna López, uno de los autores del estudio de la Universidad de Sao Paulo en Brasil. «Esto puede facilitar el acceso a los tratamientos dentales más eficaces y seguros para miles de personas en todo el mundo.»

Los dentistas a menudo tienen que llevar a cabo los procedimientos invasivos y dolorosos en la boca. Para minimizar las molestias de los pacientes, los dentistas utilizan anestésicos que bloquean el dolor, que se administra utilizando agujas. Sin embargo, muchos pacientes tienen miedo de estas inyecciones, lo que resulta en la cancelación de visitas al dentista.

Para estos pacientes, se requiere un paso adicional: los dentistas primero les dan un analgésico tópico para reducir el dolor – y el miedo asociado – causado por la aguja. Esto puede venir en forma de un hidrogel, pomada o aerosoles; los más comunes son hidrogeles que pueden contener lidocaína y prilocaína.

En el nuevo estudio, los investigadores estudiaron una forma de conseguir estos anestésicos tópicos en el cuerpo de manera más eficaz, para ver si podían sustituir a las agujas del todo. Ellos encontraron que la aplicación de una pequeña corriente eléctrica – un proceso llamado iontoforesis – hizo que los anestésicos fueran más eficaces.

Los investigadores prepararon primero los hidrogeles anestésicos con un polímero para ayudar a que se pegue a la mucosa de la boca. Agregaron dos fármacos anestésicos, hidrocloruro de prilocaína (PCL) y clorhidrato de lidocaína (LCL). Se probaron el gel en el revestimiento boca de un cerdo, la aplicación de una pequeña corriente eléctrica para ver si se hizo el anestésico más eficaz.

La anestesia fue de acción rápida y duradera. La corriente eléctrica hizo que el hidrocloruro de prilocaína entrase en el cuerpo de manera más eficaz; la penetración del anestésico a través del revestimiento boca aumentó 12 veces.

Los investigadores dicen que la tecnología tiene aplicaciones no sólo en la anestesia dental, sino también en otros ámbitos, como el tratamiento del cáncer.

«En los últimos años, nuestro grupo de investigación ha estado trabajando en el desarrollo de sistemas de liberación de fármacos novedosos para el tratamiento de varias enfermedades de la piel y de los ojos», dijo el profesor López. «La piel y los ojos plantean desafíos para la administración de fármacos, por lo que se han centrado en la mejora de la administración de fármacos en estos órganos mediante la nanotecnología, la iontoforesis y sonoforesis, que es la permeabilidad mediante ondas de sonido.»

Los investigadores ahora planean desarrollar un dispositivo iontoforético para usar específicamente en la boca y hacer algunos ensayos preclínicos con el sistema.

cambian las agujas los dentistas

Comenta este articulo