Las personas con alergias a los gatos reaccionan a sustancias específicas que los gatos producen, como la saliva, los copos de la piel llamados caspa o la orina.
Las sustancias que causan estas reacciones se llaman alérgenos. Una alergia a un gato puede causar síntomas que van desde problemas respiratorios leves hasta un síndrome potencialmente mortal denominado anafilaxis.

Las alergias a los gatos se encuentran entre las alergias más comunes. Según un estudio, alrededor del 12 por ciento de los estadounidenses son alérgicos a los gatos, pero en Europa, es mucho más alto en alrededor del 26 por ciento.

Datos rápidos sobre las alergias a los gatos:

  • La mayoría de las personas experimenta síntomas de leves a moderados.
  • Algunas personas que tienen alergias pueden vivir con gatos.
  • Los investigadores no entienden completamente por qué algunas personas desarrollan alergias a los gatos y otros no.

¿Por qué la gente tiene alergias a los gatos?

Las alergias generalmente son causadas por sustancias adheridas al pelo de gato, en lugar del cabello en sí.
Las alergias se desarrollan cuando el sistema inmune reacciona de forma exagerada a una sustancia generalmente inofensiva.

Esto hace que el sistema inmune de una persona reaccione a esa sustancia como si fuera un virus, bacteria u otro invasor. La mayoría de las personas reaccionan a las sustancias que se encuentran en el sudor de un gato, la saliva y las glándulas anales.

Algunas personas que tienen reacciones adversas a los gatos creen que son alérgicas al pelo de gato. Sin embargo, no es el cabello el que causa la reacción.

En cambio, el problema son otras sustancias, como la caspa de gato, la orina de gato, la saliva de gato y otras sustancias que pueden adherirse al pelo de un gato. Estas sustancias contienen algunas proteínas que pueden causar reacciones alérgicas.

Síntomas de las alergias a los gatos

Los síntomas de las alergias a los gatos varían según la proteína a la que alguien sea alérgico y su exposición a esa proteína. Por ejemplo, pequeños alérgenos de los gatos pueden caer en la nariz o los ojos de una persona, causando ardor o picazón.

Los síntomas más comunes de una alergia a un gato incluyen:

  • un ataque de asma en personas que tienen asma
  • síntomas respiratorios como tos, estornudos o congestión nasal
  • ojos irritados o rojos
  • picazón en la piel
  • una erupción en áreas del cuerpo que han estado en contacto con alergenos de gato

Muy raramente, las personas con alergia a los gatos pueden desarrollar una reacción alérgica severa llamada anafilaxia. La anafilaxia hace que sea difícil respirar, puede bajar la presión arterial a niveles peligrosos y puede enviar al cuerpo al estado de shock.

Una persona que tiene problemas para respirar o siente que se está ahogando después del contacto con un gato debe buscar atención de emergencia inmediata. La anafilaxia es una reacción que pone en peligro la vida.

Una persona que es alérgica a los gatos puede continuar teniendo síntomas incluso después de que el gato ya no esté presente. Eso sucede porque la caspa del gato y otros alérgenos del gato pueden caer en los muebles y las alfombras, permanecer en la ropa sucia y quedarse en la ropa de cama.

¿Qué causa las alergias a los gatos?

Algunos estudios sugieren que la exposición temprana a los animales puede aumentar el riesgo de alergias.
Una teoría es que la exposición a los animales muy temprano en la vida de una persona puede sensibilizar a aquellos que ya son vulnerables a las alergias. Esto hace que luego desarrollen una alergia a los gatos. Un estudio de 2015 relacionó la exposición temprana de mascotas a alergias tardías.

Otra investigación ha llegado a la conclusión opuesta. La exposición a las mascotas desde el principio de la vida en realidad puede reducir el riesgo de asma y alergias. Esto significa que las preocupaciones sobre posibles alergias no deberían determinar si una familia tiene o no una mascota.

Las personas con otras alergias son más propensas a ser alérgicas a los gatos. Una alergia a los perros está estrechamente relacionada con una alergia a los gatos. Las personas que son alérgicas a las vacas, los cerdos y los caballos también pueden ser alérgicas a los gatos. Algunas personas pueden ser más sensibles a la caspa de mascotas y otras sustancias en el cuerpo de las mascotas.

¿Cómo sabes si eres alérgico a los gatos?

La mayoría de las personas sospechan que son alérgicas a los gatos en función de los síntomas que experimentan cuando están cerca de los gatos. Sin embargo, los síntomas por sí solos no revelarán a qué proteínas específicas es alérgica una persona. Las pruebas de alergia, que incluyen análisis de sangre o una prueba de punción cutánea, pueden determinar si una persona tiene alergia a un gato.

Una prueba cutánea consiste en colocar una pequeña cantidad de alergeno común en el gato justo debajo de la piel y luego esperar una reacción. Los análisis de sangre pueden detectar sustancias inmunes específicas asociadas con gatos y otras alergias.

Conocer las proteínas específicas a las que una persona es alérgica puede ayudar a decidir el tratamiento adecuado. Entonces, las personas que tienen alergias a los gatos pero quieren continuar viviendo con gatos deben ver a un alergólogo.

Alergias a los gatos en los bebés

Los bebés no pueden hablar sobre sus síntomas, por lo que las alergias a los gatos en los bebés pueden pasar desapercibidas. Los bebés y niños pequeños que a menudo están enfermos, que tienen dificultad para dormir, que tienen problemas para respirar, que desarrollan erupciones o que tienen síntomas respiratorios inexplicables pueden tener alergias.

Si hay gatos u otros animales en la casa, considere ver a un alergólogo para las pruebas de alergia. Otros alérgenos domésticos, como los ácaros del polvo o el moho, también pueden desencadenar los síntomas de la alergia.

¿Puedes vivir con un gato si eres alérgico?

La forma más fácil de tratar las alergias a los gatos es evitar las casas con gatos y volver a alojar a los gatos que viven con usted. Para las personas que ven a sus mascotas como familiares, esto es impensable.

Dependiendo de la gravedad de la alergia, es posible vivir con gatos. Hacerlo requiere una combinación de tratamiento para la alergia y un manejo diligente del pelo de gato y otras partículas. Saber qué proteínas específicas causan la reacción alérgica puede ayudar a las personas con alergias a los gatos a decidir la mejor forma de controlar sus síntomas.

Las personas con antecedentes de reacciones anafilácticas o ataques severos de asma en respuesta a los gatos no deben vivir con gatos o estar cerca de ellos. Este tipo de reacciones alérgicas severas pueden ser potencialmente mortales.

Prevención y manejo

Las alfombras pueden atrapar alérgenos de gato, por lo que no se recomiendan.
Las personas con alergias que desean vivir con gatos o visitar hogares que tienen gatos pueden hacer varias cosas para controlar sus síntomas. Probar estos puede ayudar a aliviar la gravedad de las alergias.

Éstas incluyen:

  • Hable con un médico sobre tratamientos para la alergia: los inhaladores pueden reducir el riesgo de un ataque de asma. Algunos aerosoles nasales también pueden ayudar.
  • Algunas personas encuentran que los antihistamínicos reducen los síntomas.
  • Considere inyecciones para la alergia: las vacunas contra la alergia, a veces llamadas inmunoterapia, gradualmente consiguen desensibilizar el sistema inmunitario a alérgenos particulares. Al exponer el cuerpo a cantidades muy pequeñas de alérgenos con el tiempo, estas inyecciones pueden reducir la gravedad de las reacciones alérgicas.
  • No use alfombras o alfombras, ya que pueden atrapar alérgenos de mascotas: alfombras de pelo bajo pueden reducir los síntomas en las casas que deben usar alfombras.
  • Mantenga a las mascotas alejadas de áreas específicas: estas incluyen dormitorios, fuera de los muebles y fuera de la cama.
  • Aseo: Haga que el gato se arregle regularmente, y pídale a alguien que no tenga alergias que lo cepille.
  • Use aire acondicionado para filtrar el aire: los filtros de aire HEPA pueden ayudar a eliminar los alérgenos.
  • Aspiración: use una bolsa de microfiltro en el vacío para evitar que los alérgenos del gato vuelvan al aire.
  • Evite abrazar o besar gatos: lávese las manos después de acariciarlos.
  • Aspire regularmente los muebles y las alfombras y barrer los pisos: si es posible, haga que estas personas no tengan alergias a las mascotas.
  • Lleve un bolígrafo de inyección de epinefrina: para aquellos que tienen reacciones más severas a los gatos, hable con su médico sobre si un lápiz con epinefrina es una opción.
  • Esto puede usarse para tratar reacciones alérgicas severas si alguien entra en contacto no planificado con un alergeno.

Ningún tratamiento específico o estrategia preventiva puede garantizar que una persona no desarrolle alergias a los gatos.

Resumen

Las alergias a los gatos pueden ser un inconveniente menor o un obstáculo importante para la buena salud. Es posible vivir con gatos a pesar de una alergia, por lo que consulte a un médico para analizar las opciones de tratamiento. Si los síntomas son severos, advierta a sus seres queridos sobre la alergia antes de visitarlos, y evite las casas con gatos.

Una alergia no tiene que causar sufrimiento crónico, por lo tanto, tome medidas proactivas para reducir la probabilidad de una reacción alérgica.

como vivir con gatos con alergia, reduccion de alergia al vvir con el alergeno, problemas que causa vivir con gatos

Comenta este articulo