Un equipo de científicos de la Universidad McMaster ha descubierto una droga, la tioridazina, con éxito mata a las células madre del cáncer en el ser humano, evitando los efectos secundarios tóxicos de los tratamientos convencionales contra el cáncer.

“El aspecto inusual de nuestro hallazgo es la forma en que este fármaco mata a las células madre del cáncer, mediante el cambio en células que no son cancerosas”, dijo Mick Bhatia, el principal investigador del estudio y director científico de células madre de McMaster y el Cancer Research Institute en la Michael G. DeGroote School of Medicine.
A diferencia de la quimioterapia y la radioterapia, tioridazina no parece tener un efecto sobre las células madre normales.

La investigación, publicada hoy en la revista científica Cell, ofrece la promesa de una nueva estrategia y descubrimiento para el desarrollo de medicamentos contra el cáncer en el tratamiento de varios tipos de cáncer. El equipo de investigación ha identificado otros docena de medicamentos que tienen un buen potencial para la misma respuesta.

Durante 15 años, algunos investigadores han creído que las células madre son la fuente de muchos tipos de cáncer. En 1997, investigadores canadienses identificaran por primera vez células madre del cáncer en ciertos tipos de leucemia. Las células madre de cáncer ya han sido identificados en la sangre, mama, cerebro, pulmón, gastrointestinal, próstata y cáncer de ovario.

Para probar más de una docena de compuestos diferentes, los investigadores de McMaster fueran pioneros en un sistema robótico completamente automatizado para identificar varios medicamentos, incluyendo la tioridazina.
“Ahora podemos probar miles de compuestos, con el tiempo la definición de un fármaco candidato que tiene poco efecto sobre las células madre normales, pero mata a las células que inician el tumor”, dijo Bhatia.

El siguiente paso es poner a prueba la tioridazina en los ensayos clínicos dirigidos a pacientes con leucemia mieloide aguda cuya enfermedad ha reaparecido después de la quimioterapia. Bhatia quiere saber si la droga puede poner el cáncer en remisión, y apuntando a la raíz del cáncer (las células madre del cáncer) prevenir que el cáncer regrese. Investigadores de la McMaster ya han diseñado cómo estos ensayos se llevaría a cabo.

Equipo de Bhatia encontro la tioridazina través del receptor de la dopamina sobre la superficie de las células cancerosas tanto en la leucemia y los pacientes de cáncer de mama. Esto significa que puede ser posible utilizarlo como un marcador biológico que permita la detección temprana y el tratamiento de cáncer de mama y los primeros signos de progresión de la leucemia, dijo.

El siguiente paso del equipo de investigación es investigar la eficacia del fármaco en otros tipos de cáncer. Además, el equipo explorará varios medicamentos identificados con tioridazina. En el futuro, miles de otros compuestos serán analizados con el sistema de McMaster robótica de detección de células madre en colaboración con colaboraciones que incluyen grupos de académicos, así como de la industria.

“El objetivo es el mismo – encontrar fármacos únicos para cambiar el modo de abordar y tratar el cáncer”, dijo.

La investigación fue apoyada por subvenciones del Instituto Canadiense de Investigación en Salud (CIHR), la Sociedad Canadiense del Cáncer del Instituto de Investigación (CCSRI) y el Ministerio de Desarrollo Económico de Ontario y la Innovación (MEDI) ‘s de Ontario Consorcio de inducir regeneración Therapeutics (OCRiT).

“Este esfuerzo a gran escala que habría sido imposible sin el apoyo activo y la visión de los gobiernos de Canadá y Ontario, junto con los donantes privados”, dijo Bhatia.

tioridazina

Comenta este articulo