Algo natural es pensar que el colectivo de trabajadores por turnos sufren innúmeros factores perjudiciales a la salud, tanto física como emocional. Ahora una nueva investigación proporciona una prueba más de los efectos nocivos del trabajo por turnos, después de encontrar que puede aumentar la gravedad del Ictus mediante la interferencia con el reloj interno del cuerpo, con los hombres temiendo lo peor.

Los términos: accidente o ataque cerebrovascular (ACV), infarto cerebral, derrame cerebral o, menos frecuentemente apoplejía, son utilizados como sinónimos del término Ictus.

El ataque cerebrovascular tiene dos formas bien diferenciadas:

  • Ictus isquémico o infarto cerebral: una isquemia (disminución importante del flujo sanguíneo) en el cerebro, de manera anormalmente brusca;
  • Ictus hemorrágico, derrame cerebral o hemorragia cerebral: la hemorragia originada por la rotura de un vaso cerebral.

El coautor del estudio, David Earnest, Ph.D., del Departamento de Neurociencia y Terapéutica Experimental de la Texas A & M Health Science Center College of Medicine, y sus colegas, publican sus resultados en la revista Endocrinología.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), alrededor de 15 millones de americanos realizan el trabajo por turnos – determinadas tareas, regularmente fuera del patrón típico de: “9:00am hasta 5:00pm”.

Es bien sabido que tales patrones de trabajo pueden interferir con el ritmo circadiano del cuerpo, que es un ciclo de 24 horas aproximado, controlado por un reloj biológico interno.

El reloj biológico responde a señales externas, como la luz o la oscuridad, que le indican al cuerpo cuándo dormir, despertar, comer, entre otros numerosos procesos fisiológicos.

“Una persona en un horario de trabajo por turnos, especialmente en turnos rotativos, desafía o confunde sus relojes internos del cuerpo por tener patrones irregulares de sueño-vigilia o los tiempos de comida,” explica Earnest.

Muchos estudios han puesto de manifiesto las posibles consecuencias para la salud del trabajo por turnos. Un estudio reciente publicado en la revista JAMA, por ejemplo, encontró un mayor riesgo de enfermedades del corazón entre las mujeres que trabajaron turnos nocturnos rotativos durante 5 años o más.

Otras investigaciones han demostrado también que el trabajo por turnos puede aumentar el riesgo de otras enfermedades cardiovasculares, incluyendo infarto de miocardio y accidente cerebrovascular.

Earnest y sus colegas, se basan en dichos hallazgos con su nuevo estudio, lo que sugiere que el trabajo por turnos también puede aumentar la gravedad del Ictus.

Alteración del ritmo circadiano: peores resultados del Ictus en ratas

Los investigadores llegaron a esta conclusión tras analizar los resultados de Ictus de ratas machos y hembras, que fueron objeto de alteración del ritmo circadiano.

Durante 2 semanas, los roedores fueron expuestos a una condición normal de luz-oscuridad “fija”, antes de ser asignado a uno de dos grupos.

Durante 7 semanas, un grupo había continuado la exposición a las condiciones normales de luz-oscuridad fija (el grupo control), mientras que el otro grupo experimentó un cambio significativo de la exposición de luz-oscuridad – lo que representa un horario de trabajo por turnos.

Luego, los investigadores indujeron el Ictus isquémico en las ratas y se evalúan sus resultados. El ictus isquémico es el tipo más común de accidente cerebrovascular, donde la arteria que suministra sangre al cerebro se bloquea.

El equipo encontró que las ratas expuestas a la programación del trabajo por turnos tenían los resultados del ictus mucho más graves que los del grupo de control. En detalle, eran más propensas a tener daño cerebral, pérdida de la sensibilidad y movilidad más pobre de los miembros, como resultado de un accidente cerebrovascular isquémico.

Según David Earnest:

“Esta investigación tiene implicaciones claras para los trabajadores por turnos con horarios extraños, pero probablemente se extiende a muchos de nosotros que mantienen los horarios que difieren enormemente de un día a otro, sobre todo a partir de los días de semana a los fines de semana.

Estos horarios irregulares pueden producir lo que se conoce como ‘jet-lag social”, que de igual forma se desenrolla en nuestros relojes biológicos de modo que ya no mantienen la hora exacta, y por lo tanto pueden dar lugar a los mismos efectos en la salud humana como el trabajo por turnos”.

Trabajadores por turno de sexo masculino: pobres resultados del Ictus

Curiosamente, los investigadores encontraron que la gravedad del accidente cerebrovascular variaron entre ratas macho y hembra, como resultado del trabajo por turnos, siendo que los machos son los que experimentan peores resultados que las hembras.

El equipo especula que esta diferencia de género puede estar influenciada por las hormonas reproductivas.

“Las mujeres jóvenes son menos propensas a sufrir accidentes cerebrovasculares, en comparación con los hombres de la misma edad, y cuando lo hacen, los resultados del ictus, probablemente sean menos graves”, explica el coautor del estudio Farida Sohrabji, Ph.D., en el Departamento de Neurociencia y Terapéutica Experimental de la Texas A & M.

“En las mujeres, se cree que los estrógenos puedan ser los responsable de este mayor grado de neuroprotección.”

Las notas del equipo, sin embargo, dicen que los estudios anteriores han demostrado que las mujeres mayores que se acercan a la menopausia tienden a tener los síntomas del ictus más graves que los hombres.

En general, los autores afirman que sus hallazgos indican que los trabajadores por turnos y otras personas con horarios de sueño irregulares deben ser controlados más de cerca por los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares, como la hipertensión arterial y la obesidad.

Además, recomiendan que los trabajadores por turnos se adhieran a cambios en los factores de estilo de vida, que se conoce que disminuyen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, tales como una dieta saludable, ejercicio regular y evitar el consumo de tabaco.

El equipo ahora planea investigar si la relación entre el trabajo por turnos y el aumento de la gravedad del accidente cerebrovascular puede estar relacionado con la inflamación en el cerebro.

“Con esta información, podemos ser capaces de identificar las intervenciones terapéuticas que limiten los daños después de un accidente cerebrovascular en pacientes con antecedentes de trabajo por turnos,” dice Earnest.

Datos básicos sobre el accidente cerebrovascular:

  • El ictus isquémico representa alrededor del 87% de todos los accidentes cerebrovasculares
  • Ictus mata a casi 130.000 estadounidenses cada año;
  • El coste del accidente cerebrovascular los EE.UU. es de alrededor de U$$ 34 mil millones al año.

Medical Press ha informado recientemente sobre un estudio en el que los trabajadores por turnos obtienen peores resultados en pruebas cognitivas:

Trabajadores por turnos obtienen peores resultados en pruebas cognitivas

trabajos de accidentes cerebrovascular

Comenta este articulo