Dos nuevos estudios confirman la hipótesis de que el compuesto psicoactivo encontrado en “hongos mágicos” puede ser un nuevo tratamiento útil para la depresión, evitando algunos de los efectos secundarios de los antidepresivos convencionales.

Los hongos mágicos pueden tener sorprendentes beneficios para nuestra salud mental. El tratamiento de la depresión puede ser un reto no solo porque algunos tipos de depresión son resistentes al tratamiento, sino también porque las terapias existentes tienen una variedad de efectos secundarios no deseados.

Uno de los efectos adversos que frecuentemente informan las personas que viven con depresión es la “embotamiento emocional”, la indiferencia o la apatía que acompañan a los antidepresivos.

Un nuevo estudio, llevado a cabo por investigadores del Imperial College London (ICL) en el Reino Unido, sugiere que los hongos mágicos podrían tratar la depresión y evitar estos efectos secundarios.

La nueva investigación consiste en dos estudios, ambos dirigidos por Leor Roseman, miembro del Grupo de Investigación Psicodélica de ICL.

 Los participantes se sintieron “emocionalmente reconectados”

En el primer estudio, publicado en la revista Neuropharmacology, 20 personas diagnosticadas con depresión moderada a severa que el tratamiento convencional no había aliviado participaron en dos sesiones de dosificación con el compuesto de hongos mágicos.

Usando la resonancia magnética funcional (fMRI), el equipo escaneó los cerebros de los participantes mientras miraban imágenes de expresiones emotivas. Las exploraciones se tomaron antes y después de cada intervención con medicamentos.

Con el fin de evaluar el impacto del tratamiento sobre la depresión, todos los sujetos recibieron apoyo psicológico antes, durante y después de la intervención.

Después del tratamiento, los participantes informaron sentirse mejor, “reconectados emocionalmente y aceptando”.

Las exploraciones fMRI también revelaron una respuesta cerebral más fuerte a las caras emotivas. Específicamente, los científicos observaron más actividad en la amígdala del cerebro, que es un área de procesamiento de emociones asociada con la depresión. Los autores del estudio explican:

“Con base en los resultados actuales, proponemos que la psilocibina con apoyo psicológico es un enfoque de tratamiento que potencialmente revive la capacidad de respuesta emocional en la depresión, lo que permite a los pacientes volver a conectarse con sus emociones”.

 Roseman comenta sobre los nuevos hallazgos, diciendo que “son importantes ya que revelan cambios biológicos después de la terapia con psilocibina y, más específicamente, sugieren que un mayor procesamiento emocional es crucial para que el tratamiento funcione”.

Pero los autores también advierten que se necesita más investigación para establecer con firmeza si los efectos positivos se debieron al compuesto psicoactivo en sí, el asesoramiento psicológico o la interrupción del tratamiento antidepresivo en el que habían estado los sujetos antes del estudio.

“Tener un grupo de control saludable en futuros estudios debería ser útil para responder algunas de estas preguntas”, admite Roseman.

La “experiencia mística” mejora la eficacia
El segundo documento, publicado en la revista Frontiers in Pharmacology, examinó si la calidad de la experiencia psicodélica estaba o no relacionada con el éxito del tratamiento.

Roseman y sus colegas entregaron cuestionarios a otro grupo de 20 voluntarios que se sometieron a dos sesiones de tratamiento con psilocibina.

Los investigadores observaron el llamado sentimiento de ilimitación oceánica, que es una “experiencia de tipo místico” que implica sentimientos de unidad y una falta de límites entre el yo y el universo.

El estudio reveló que cuanto más fuertemente sentían los participantes esta experiencia, mejor era su salud mental a largo plazo.

Los síntomas depresivos disminuyeron y los beneficios mentales duraron semanas después del tratamiento en participantes que informaron una fuerte experiencia mística.

“Trabajo terapéutico con psicodélicos puede considerar la investigación de formas que mejoran la experiencia de tipo místico y reducir la ansiedad, dada la creciente evidencia de que esto sirve a la eficacia del modelo de tratamiento”, concluyen los autores.

Direcciones para futuras investigaciones

Los investigadores planean llevar a cabo ensayos más grandes con un grupo de control saludable en el que los efectos de la psilocibina puedan compararse con un antidepresivo existente.

“También queremos investigar cómo la amígdala responde más tiempo después del tratamiento”, agrega Roseman, “que nos informará sobre los efectos a largo plazo, en comparación con el [primer] estudio, que solo se analizó 1 día después de la terapia”. “

Además, a la luz de los hallazgos de su segundo estudio, el grupo recomienda que los ensayos futuros con psicodélicos tengan como objetivo mejorar el aspecto “místico” de la experiencia.

setas magicas

Comenta este articulo