La Fibromialgia es un trastorno musculo-esquelético que causa dolores musculares significativos y fatiga (cansancio), además de presentar sensibilidad en todo el cuerpo. Las personas que padecen de fibromialgia pueden también tener otros síntomas como: dificultad para dormir, pensar, recordar o concentrarse. Hay una sensación de hormigueo generalizado, rigidez muscular, períodos menstruales dolorosos y dolores de cabeza constantes.

El nombre de la enfermedad proviene de una combinación de términos latinos y griegos, incluyendo fibro, o tejido fibroso, myo, que significa músculo, y algia, que significa dolor.

Los médicos a menudo consideran la fibromialgia como una condición relacionada con la artritis, pero es diferente de las condiciones típicas de artritis, ya que, aunque causa dolor, no causa daño significativo a los músculos o articulaciones.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha aprobado tres medicamentos para tratar la fibromialgia. Sin embargo, estos medicamentos no curan la condición, por lo que los médicos pueden recomendar que las personas con fibromialgia busquen terapias alternativas, como el yoga, para aliviar el dolor y la rigidez muscular.

¿Cómo podría el Yoga ayudar con la Fibromialgia?

El Yoga es una práctica que incorpora medidas de auto-cuidado, como relajación, meditación y respiración profunda. Es una práctica de movimiento meditativo que implica involucrarse en una serie de movimientos coordinados centrándose en la respiración, la relajación, la meditación o una combinación. Prácticas similares incluyen el Tai Chi y el Qi Gong.

Existen muchos tipos diferentes de yoga. Algunos se enfocan en movimientos lentos y controlados, mientras que otros pueden ser tan intensos como una carrera dura:

  • Hatha yoga es el tipo más común de yoga enseñado en la mayoría de las clases de yoga americano
  • El yoga restaurativo es una práctica de bajo esfuerzo, pero rejuvenecedora que incorpora dispositivos de ayuda, como mantas, cojines y bloques
  • Ashtanga yoga es un estilo intenso y desafiante que implica practicar una serie específica de poses en el mismo orden
  • Bikram yoga implica progresar a través de 26 poses en una habitación climatizada
  • El yoga Vinyasa es un tipo continuo y fluido de yoga que puede ser físicamente difícil

Los médicos no han definido un tipo específico de yoga que sea mejor para las personas con fibromialgia. Cualquier persona que practique yoga debe tener en cuenta cualquier limitación física personal, especialmente si planea participar en un ejercicio intenso o quiere hacer ejercicio en temperaturas calientes.

Según el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa (NCCIH), mientras que la investigación sobre la eficacia del yoga en la beneficencia de aquellos con fibromialgia es «prometedora», no hay suficiente evidencia para determinar de manera concluyente que el yoga puede ayudar a las personas que tienen el trastorno.

Varios estudios de investigación y análisis se han realizado en relación con el yoga y la fibromialgia:

  • Un estudio de 2011 publicado en el International Journal of Yoga Therapy, resumió los efectos de un curso de 8 semanas de yoga y meditación que tuvo en 11 personas con fibromialgia. Después del estudio, los participantes reportaron mejoras significativas en el número de días que se «sintieron bien» y no perdieron el trabajo por razones relacionadas con la fibromialgia. Sin embargo, los participantes no informaron disminución de la incidencia de dolor y fatiga.
  • Un análisis de 2013 de tres estudios de investigación, publicado en el Journal of Pain Research, encontró que el yoga ayudó a reducir los trastornos del sueño, la fatiga y la depresión, mientras que también mejoró la calidad de vida. Sin embargo, los autores señalaron que no hay suficientes estudios significativos para confirmar un vínculo entre el yoga y la reducción de los síntomas de la fibromialgia.
  • Un estudio de investigación publicado en 2010 en la revista Pain estudió a 53 pacientes de fibromialgia que participaron en un programa de 8 semanas de Yoga de Conciencia. Este programa incluyó la meditación, los ejercicios de respiración, las actitudes suaves, y las instrucciones yoga, basadas para hacer frente a síntomas. Después de terminar el programa, los participantes informaron mejoras significativas en las medidas de dolor, fatiga y estado de ánimo asociados con la fibromialgia.

Tres posturas de yoga para la fibromialgia

Muchas posturas de yoga podrían potencialmente beneficiar a una persona con fibromialgia, pero algunas posturas específicas se recomiendan en el libro Yoga para Fibromialgia de Shoosh Crotzer. Sin embargo, antes de embarcarse en este tipo de ejercicio, lo mejor es hablar con un médico. Todas estas poses tienen variaciones que las personas pueden adoptar de acuerdo a su capacidad.

Uttanasana – de pié, curvándose hacia delante:

La postura de inclinación hacia delante consiste en estar de pie con los pies separados por la anchura de las caderas y inclinarse hacia delante desde las articulaciones de la cadera. Si es posible, las personas deben colocar las yemas de los dedos o las palmas de las manos en el suelo. Si no pueden estirar tanto, deben colocar sus palmas en la parte superior de los muslos o pantorrillas en su lugar.

Después de permanecer en esta posición durante 30-60 segundos, retornar lentamente el cuerpo hasta levantarse derecho. Cualquier persona con una mala espalda puede preferir mantener las rodillas dobladas.

Setu Bandha Sarvangasana – pose del puente:

La persona comienza a tumbarse en el suelo sobre su espalda. Doblar las rodillas, poniendo ambos pies en el suelo. Deben enderezar sus brazos y, si es posible, sujetarlos juntos mientras exhalan y levantan el cóccix del piso, apretando las nalgas cuando levantan. Mantener esta postura en cualquier lugar de 30-60 segundos. A continuación, deben exhalar lentamente rodando su parte inferior de la espalda y la columna vertebral hacia el suelo.

Para proteger el cuello y reducir el malestar mientras está boca arriba en el suelo, una manta enrollada se puede colocar debajo de los hombros. Cualquier persona con antecedentes de lesiones en el cuello debe evitar esta postura.

Bhujangasana – pose de la cobra:

La actitud de la cobra puede estirar las piernas cansadas y abrir los músculos del pecho. Para realizar esta postura, la gente debe acostarse boca abajo en el suelo y poner sus manos debajo de sus hombros, las palmas de las manos en el suelo. Ponga los codos hacia el cuerpo. Inhalar y empujar en las palmas, enderezando los brazos hasta que la parte superior del cuerpo se levanta del suelo. Sin embargo, la gente no debe levantar los pies ni el hueso pélvico del suelo. Siente el estiramiento en el pecho y en la parte baja de la espalda.

La gente debe sostener la posición por 15-30 segundos, después soltar la actitud y volver a la posición inicial. Los que tienen un dolor de cabeza, síndrome del túnel carpiano, una lesión en la espalda, o están embarazadas deben ser cautelosos, o evitar esta postura.

Practicar estas posturas diarias puede provocar una sensación de bienestar.

Beneficios adicionales del yoga para la salud

Muchos estudios han examinado los beneficios generales del yoga para reducir el estrés y aumentar la salud física y mental. Según un análisis en Health Psychology Review, la participación en el yoga parece reducir la liberación de cortisol, una hormona asociada con la respuesta al estrés en el cuerpo. Otros beneficios psicológicos pueden incluir un afecto más positivo y mayor atención plena.

¿Qué enfoques adicionales pueden ayudar a aquellos con fibromialgia?

Tai chi es otra práctica relacionada con el movimiento que puede ayudar a aliviar la fibromialgia. Al igual que el yoga, el Tai chi combina las prácticas de la meditación, los movimientos lentos y controlados, y la respiración profunda.

Según el NCCIH, las personas con fibromialgia que participaron en sesiones de Tai Chi por horas durante 12 semanas encontraron que su sueño, estado de ánimo y la calidad de vida general mejoraron.

Otros enfoques pueden incluir:

  • La acupuntura, una técnica china que consiste en aplicar agujas en varios puntos específicos del cuerpo para estimular la circulación de sangre y energía a través del cuerpo. Sin embargo, hay una falta de pruebas concluyentes de que la acupuntura siempre beneficiará a las personas con fibromialgia.
  • La terapia de masaje consiste en utilizar las manos para manipular los músculos y tejidos blandos, y puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad en las personas con fibromialgia.
  • Dormir y descansar bien puede beneficiar a una persona con fibromialgia. Esto incluye ir a dormir a una hora regular y evitar la siesta diurna excesiva que puede interferir con una buena noche de sueño.
  • El ejercicio regular puede ayudar a disminuir los síntomas de dolor asociados con la fibromialgia. Se recomiendan ejercicios moderados, como nadar, andar en bicicleta, practicar ejercicios aeróbicos acuáticos y caminar. El ejercicio excesivamente extenuante puede empeorar el dolor.

Al igual que con la mayoría de las condiciones médicas, practicar medidas saludables de autocuidado, incluyendo comer alimentos nutritivos, puede ayudar a una persona a vivir mejor con fibromialgia.

Causas, factores de riesgo y síntomas

La causa de la fibromialgia no siempre es clara, pero puede aparecer después de uno de los siguientes eventos:

  • Un evento físico o emocionalmente estresante, como después de un accidente automovilístico o un estrés pos-traumático
  • Una infección u otra forma de enfermedad
  • Una lesión repetitiva

Los investigadores creen que la repetida estimulación nerviosa asociada con la fibromialgia puede afectar a los receptores cerebrales de una persona, haciendo que sean más sensibles a la estimulación dolorosa. Aquellos con fibromialgia también pueden tener niveles más altos de neurotransmisores que señalan el dolor.

Según los Institutos Nacionales de Salud, un 80-90% estimado de las personas con fibromialgia son mujeres. Otros factores que aumentan el riesgo de desarrollar el trastorno incluyen antecedentes familiares de fibromialgia o antecedentes de afección reumática, como lupus, espondilitis anquilosante, osteoartritis o artritis reumatoide.

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor, pero la gente también puede experimentar cólicos en la parte baja del abdomen, depresión, fatiga, dolores de cabeza, problemas de sueño, hormigueo en los brazos y las piernas y menstruación dolorosa. La función cognitiva puede verse afectada.

Otras afecciones relacionadas con el dolor que pueden ocurrir incluyen – síndrome de fatiga crónica, endometriosis y enfermedad inflamatoria intestinal.

bikram yoga fibromialgia

Comenta este articulo